Dentro del amplio ámbito del desarrollo tecnológico, es crucial identificar áreas de enfoque que aborden desafíos específicos y prioritarios en el campo de la movilidad y seguridad vial. En este contexto, CIIMA-UP4 decidió centrar sus esfuerzos en la aplicación de tecnología para mejorar la seguridad vial peatonal y ciclista en entornos no urbanos.

Esta elección estratégica surgió del análisis de datos que demuestran que la siniestralidad de peatones y ciclistas en carreteras convencionales de España supuso casi un 15% del total de fallecidos en 2022 (170 personas), habiéndose mantenido muy estable durante la década anterior.

Dichos datos trajeron a la luz que las innovaciones y evoluciones en los refuerzos de señalización fija, incluyendo carteles específicos, así como en algunas señales activas muy puntuales o abarcando secciones viarias muy cortas, no han producido los efectos deseados de reducción de la siniestralidad.

Para salir de ese estancamiento, se desarrolló una investigación en seguridad vial de ciclistas y peatones en carretera, aplicando innovación y desarrollos tecnológicos en el ámbito de la movilidad segura, denominado Sistema de Seguridad Vial de Ciclistas y Peatones o SeViCiPe.

Como parte de esta actividad, los investigadores asociados a CIIMA-UP4 ampliaron y escalaron una solución anterior del GIIC-UPV, en colaboración con la empresa ETRA y el Área de Carreteras de la Diputació de València, ya instalada y siendo validada en un tramo de carretera de Bétera.

Prueba de Concepto de SeViCiPe

El sistema desarrollado es una señal dinámica que detecta el número de ciclistas o peatones que acceden al tramo de carretera, y lo muestra a cada vehículo que va a acceder a la vez que sugiere la velocidad segura recomendada para recorrerlo, todo ello a tiempo real. Además, dichos datos llegan a una base de datos de gestión centralizada de la DGT 3.0 para disponer de aforos en tiempo real de ciclistas, peatones y vehículos, con datos de las velocidades variables y del nivel de riesgo asociado. Así, se lograría una circulación más segura de los ciclistas y una presencia más protegida de peatones en vías compartidas con vehículos a motor, informando y adaptando de forma dinámica la velocidad en el tramo.

Además, dichos datos llegan a una base de datos de gestión centralizada de la DGT 3.0 para disponer de aforos en tiempo real de ciclistas, peatones y vehículos, con datos de las velocidades variables y del nivel de riesgo asociado. Así, se lograría una circulación más segura de los ciclistas y una presencia más protegida de peatones en vías compartidas con vehículos a motor, informando y adaptando de forma dinámica la velocidad en el tramo.